AZAFRÁN ECOLÓGICO EN HEBRA

Los largos y rigurosos veranos e inviernos con temperaturas muy bajas, sumado a un suelo arcilloso, confieren a La Mancha como un lugar idóneo para el cultivo del azafrán de la mejor calidad. El Azafrán CERTIFICADO con Denominación de Origen Protegida (DOP) como Azafrán de “La Mancha”  tanto a nivel nacional como de la UE, está considerado por científicos y expertos como el de mejor calidad del mundo por sus reconocidos beneficios para la salud, ya que se le atribuyen propiedades anticancerígenas, antidepresivas y antioxidantes.

El Servicio de Certificación del Consejo Regulador “Azafrán de La Mancha” tiene establecido un plan de vigilancia, que abarca todas las etapas de la vida comercial del Azafrán Certificado, que incluye inspecciones periódicas de las instalaciones y la toma de muestras del mercado para su verificación. De esta manera se evita cualquier tipo de fraude.

El cultivo, recolección y manipulación del azafrán es muy delicado. Se requieren unas 200.000 flores para obtener 1 Kg de azafrán. Exige que todo el proceso sea, tanto en azafrán ecológico como en el no ecológico, completamente  natural (sin pesticidas ni productos químicos ya que dañan la flor) y manual (para conservar la integridad de los estigmas). Hebras flexibles y resistentes, con los estigmas de color rojo vivo brillante. Tiene un olor y sabor intenso y penetrante. Las flores cortadas a mano se colocan en pequeñas cantidades en cestos de mimbre, separando los tres estigmas del pistilo, uno a uno, manualmente en un plazo de tiempo inferior a 12 horas. Se tuestan a fuego lento para preservar las cualidades óptimas (no sometiéndolas a ningún proceso de secado). Su almacenamiento se hace en envases a moderada temperatura ambiental para protegerlo de la luz y de la humedad.

Como el azafrán agota temporalmente el terreno para el propio cultivo, es aconsejable dejar transcurrir 10 ó 12 años antes de volver a plantar azafrán en esos terrenos. Por ello, para que el azafrán sea CERTIFICADO ECOLÓGICO, los cultivos alternativos plantados en esos años, así como los colindantes, deberán ser certificados también como ecológicos.  

 

La versatilidad del producto permite su uso en los más exquisitos platos tanto salados como dulces.

1 / 1

Please reload